13 de mayo de 2013

Frase no conocida de ernesto che guevara, pero que plantea mucho sobre la sensibilidad y amor por la humanidad de este hombre que entrego lo mas preciado en la vida... la suya propia por las nuevas generaciones.