18 de mayo de 2013




Una de las tantas frases de ernesto che guevara que marca su pensamiento que inundo la generacion joven de la mitad del siglo pasado. Una frase donde su materialismo queda en evidencia y su espiritu positivo sobre la vida